La maniobra de Heimlinch, el método más efectivo para superar un atragantamiento

La asfixia por atragantamiento es la tercera causa de muerte no natural en España por delante los accidentes de tráfico. Más de 2.300 personas pierden la vida al año porque un trozo de comida u otro objeto les impide respirar y nadie logra ayudarles a expulsarlo.

La mayoría de quienes murieron atragantados tenían más de 65 años. La causa es la disfagia o dificultad para tragar que aparece como síntoma de muchas enfermedades, como ictus, ELA o enfermedades neurodegenerativas como el parkinson. En el caso de los niños, juguetes y canicas son los elementos más comunes.

Pero puede haber más muertes de las que reflejan las estadísticas porque se producen casos que, si bien no producen la muerte inmediata, devienen en neumonías aspirativas al desplazarse el objeto al pulmón y generar una infección que sí puede terminar con la muerte del paciente.

 Primeros auxilios en el colegio

Según el equipo médico de El Primer Minuto, los primeros auxilios deberían formar parte del currículo escolar, pues es en ese entorno cuando se producen numerosos accidentes. Mientras que en otros países el 90 por ciento de la población sabe como reaccionar ante una situación de emergencia, en España no supera el tercio.

Para evitar el atragantamiento, la Maniobra de Heimlich es la más efectiva. Conocida también como Compresión Abdominal, diversos organismos internacionales recomiendan su utilización solo en caso de una obstrucción grave de la vía aérea, cuando la persona ya no puede hacer ningún ruido. Mientras que en una persona con una obstrucción leve, y que todavía puede toser, no se deben obstaculizar sus intentos por expulsar el objeto por sí sola.

En casos de embarazadas, personas obesas o muy grandes, la técnica debe modificarse por compresiones torácicas, siguiendo la misma dinámica que las compresiones abdominales.  Además, los golpes interescapulares (en la espalda) pueden agravar la obstrucción, convirtiendo una obstrucción leve en una grave.

La maniobra de Heimlich, sobre la cual Heimlich escribió por primera vez en 1974, tiene el mérito de haber salvado a muchas víctimas de asfixia. El método consiste en envolver los brazos alrededor de la cintura de la víctima por la espalda, colocar un puño sobre el ombligo y empujar hacia adentro y hacia arriba. Poco después de su presentación, algunos expertos criticaron a Heimlich, argumentando que la maniobra podría causar otras lesiones. Pero con el tiempo, ha llegado a ser ampliamente aceptada.

Con información de El País y CNN